Quizás no sea la sola ambición del gobierno central de aumentar las fuentes de recaudación, pero la realidad es que el gobierno ha reiniciado la construcción de dos estaciones de peajes en las dos entradas principales de nuestra ciudad del municipio cabecera, Santiago de los Caballeros.

Desde el 1998, en la agenda del PLD, estaba concebida la construcción de los peajes referidos, los que fueron iniciados y posteriormente abandonados al término del período 1996 al 2000, incluyendo esto los pesajes instalados entonces, los que en la nueva concepción de la obra están siendo obviados.

Originalmente la instalación de los peajes estaban orientados a garantizar el mantenimiento de la vía que los ocupa, axial como otras de la región, pero hoy el gobierno central asume esa tarea bajo otras fuentes, por demás también cuestionadas.

Con el regreso del PLD al inquilinato del ejecutivo de la nación, han sido reiniciados los trabajos de construcción de tales peajes, lo que nos obliga a preguntarnos bajo qué criterios se construyen estas estaciones de peajes o preguntarnos en qué beneficiaran estas instalaciones a Santiago y las provincias de su radio de influencia.

Permítanme traer a colación la conclusión contenida en el trabajo sobre el Vertedero de Rafey, publicado el pasado día ¿??? del mes de enero, en este mimo espacio: “La solución no podrá ser solo responsabilidad del ayuntamiento de Santiago, se hace necesaria la intervención del gobierno central, del sector empresarial y la integración de la ciudadanía bajo la construcción de campaña estratégica basada en la posibilidad de educarnos para la reducción de cantidad de residuos que generamos, esta es una alternativa real para garantizar un futuro sostenible”

La integración, no la intervención, del gobierno central en la solución era de esperarse, ha sido sabia y prudente, sin embargo quiero expresar que la mas importante preocupación nuestra no es la de la construcción del relleno sanitario, mas bien la garantía del mantenimiento del nuevo vertedero que se proponen construir, sea este un relleno Sanitario o no, así como el mantenimiento al emblemático Rafey.

En tal sentido quiero analizar la sabia propuesta presentada por el connotado munícipe de Santiago de los caballeros, Don Mauricio Estrella, quien ha propuesto la concepción de rellenos regionales, así como la creación de un fondo especializado que garantice la protección al medio ambiente, lo que podría ser factible a través de la especialización, para tales fines, de una parte de las recaudaciones que generen los peajes en construcción.

El planteamiento de la construcción de un relleno sanitario regional, resulta visionario y además constituye una importante garantía de factibilidad, así como una real solución a un problema que nos afecta, como también a otras comunidades aledañas a Santiago, por ejemplo la humareda que afectó a Santiago creó tanto ruido que generó una pronta solución, sin embargo Tamboril tiene años con el mismo problema que les perturba, así como a sectores cercanos de Gurabo, situación idéntica viven otras comunidades, pero no generan bastante ruido, como para ser oídas.

El planteamiento debe ser ponderado, resultando saludable y nos pondría a la vanguardia de una solución conjunta y de avanzada, que además toma en cuenta una problemática común a otras comunidades igualmente afectada.

Los legisladores de Santiago debemos hacer nuestro el planteamiento de Mauricio Estrella, toda vez que además de representar a Santiago en el congreso, el segundo deber nuestro es legislar en beneficio de esta comunidad, resultando ésta una buena oportunidad para servir a nuestro pueblo.

En tal sentido estamos requiriendo, vía la comisión permanente de obras publicas de la cámara de diputados, conocer el marco general en que han sido concebidos los peajes en construcción y como consecuencia de ese paso previo estaremos procurando involucrar a todos los diputados de la región en una legislatura tendente a garantizar que una parte de los recursos que genere la instalación de estos peajes, estén dirigidos a la protección del medio ambiente de las provincias de influencias de los mismos.

Considerando la primicia de que los vehículos que entran y salen a nuestras provincias, de alguna manera generan contaminación, es justo entonces que a la vez contribuyan en las soluciones de los acuciantes problemas de medio ambiente que generan los depósitos finales de desechos sólidos.

La especialización de los recursos generados por los peajes deben ser orientados, vía los gobiernos municipales de las provincias afectadas en el radio de influencia de los mismos, a mejorar las condiciones ambientales y por ende la calidad de vida de nuestros conciudadanos.