La actual administración Municipal de Santiago de los Caballeros realiza ingentes esfuerzos por resolver el problema principal de la municipalidad, esto es la disposición final de los desechos sólidos, situación agravada por el debate entre extender la vida útil del basurero de Rafey y/o la construcción de un relleno sanitario.

La ubicación de Terrenos apropiaos y factibles para ubicar un vertedero constituye un grave problema en cualquier parte del mundo, de lo cual no esta excepto Santiago. Es oportuno explicar que los Vertederos no son más que agujeros excavados en el suelo o terraplenes donde se deposita la basura, lamentablemente la mayoría de los países arrojan sus residuos sólidos en estos lugares a cielo abierto.

Aproximadamente el 80% de los residuos de todo el mundo terminan en los vertederos, parecería increíble que países desarrollados como por ejemplo, un 20% de la basura en Suiza es depositada en vertederos, en Japón y Dinamarca para un 30% tiene como destino final vertedero a cielo abierto, en Francia y Bélgica en un 35% y en Alemania e Italia un 65%.

En casi todos los países donde se implementan vertederos a cielo abierto, las administraciones combinan en estos, la incineración con planes de reciclaje , que no es el caso nuestro en ningún municipio del país, ya que aquí se incinera el 100% de la basura sin medir los riesgos que esto implica.

Durante los meses de Septiembre y Octubre los vientos cambian de dirección en nuestra región, lo que provoca que el humo que fruto de la incineración en el vertedero en uso, Rafey, afecte agresivamente, por su ubicación, la ciudad de Santiago de los Caballeros. El humo generado permanece estático perturbando significativamente la posibilidad de respirar aire medianamente puro, como ocurre en el resto del año.

Los vertederos afectan de forma continua al medio ambiente. El deterioro o degeneración de los residuos orgánicos genera gases y lixiviados que si no se controlan pueden, incluso, contaminar los suministros de agua. El riesgo aumenta cuando estos residuos peligrosos se mezclan con los residuos domésticos o peor aun cuando también interaccionan con residuos químicos y clínicos.

Por otra parte, algunos objetos de uso diario, como por ejemplo algunas clases de pilas que contienen una mezcla de metales pesados , incluidos el cadmio y el mercurio , por lo que es importante que los planes de recogida especial para pilas funcionen con eficacia.

La característica de Santiago de los Caballeros de ser una ciudad rodeada entre montañas nos da una similitud con el D.F. de México, esta característica no permite que el aire circule. No es cierto que Ciudad de México sea la mayor generadora de gases tóxicos, su problema fundamental es la imposibilidad de que estos puedan ser extraídos o subsionados dada su ubicación geográfica.

De las varias soluciones planteadas, a nuestro humilde entender dos son las mas factibles: un relleno sanitario multimunicipal , esto implica la construcción de un nuevo vertedero, pero no a cielo abierto; la otra opcion y que particularmente me inclino por preferir, es la reconversión del vertedero a cielo abierto de Rafey en un verdadero relleno sanitario, pudiendo esta posibilidad extender su vida útil.

Iniciar la construcción de un nuevo destino final de los residuos sólidos de santiago podrían generar el abandono permanente del basureo de Rafey, convirtiéndolo en un pasivo ambiental emblemático, jamás imaginado y peligroso.

De no enfrentar la situación planteada debemos proponernos el cierre de Rafey lo que implica a su vez, por lo menos, cubrir la superficie total del vertedero con una capa de arcilla de cuatro elementos: una capa de nivelación, una capa barrera de arcilla, una capa de protección contra la erosión y finalmente una capa vegetal.

En segundo lugar, establecer, imprescindiblemente, mecanismos de monitoreos de emisiones de biogás en el vertedero pos cierre, así como también la la peligrosa producción de lixiviados, para lo cual se requiere la intervención científicamente calificada, por o cual alguna universidad de las que operan en Santiago estarían en capacidad de intervenir.

La solución no podrá ser solo responsabilidad del ayuntamiento de Santiago, se hace necesaria la intervención del gobierno central, del sector empresarial y la integración de la ciudadanía bajo la construcción de campaña estratégica basada en la posibilidad de educarnos para la reducción de cantidad de residuos que generamos, esta es una alternativa real para garantizar un futuro sostenible.