RESULTA IMPOSTERGABLE COLOCAR EN LA AGENDA NACIONAL LA LEY DE PARTIDOS Y AGRUPACIONES POLÍTICA

En la historia de la vida democrática de la republica, por primera vez un tema ha sido capaz de dividir internamente a todos los partidos políticos del sistema; los liderazgos o cúpulas partidarias han visto enfrentados sus intereses, exteriorizando sin excepción opiniones encontradas, la Ley de Primarias constituye el motivo de enfrentamiento que ha puesto al desnudo las debilidades institucionales de los partidos políticos.

La realidad es que las contradicciones sobrepasaron las fronteras internas de los partidos, ya que la ciudadanía en términos generales se encuentra también dividida. Las consideraciones sobre la aplicación de la Ley de Primarias, también ha resaltado la división en la JCE, máximos órgano electoral del país.

Esta división de nuestra sociedad en los diferentes extractos nos llamó significativamente la atención, por cuanto quiero traer a colación nuestras observaciones, que a titulo de conclusiones, presentamos recientemente ante un seminario organizado por el movimiento cívico Participación Ciudadana, en la cual referíamos lo siguiente:

• Para la MODIFICACIÓN A LA LEY MISMA, no existen condiciones en el congreso para concretar tal posibilidad.

• Se han propuesto CORRECCIONES A TRAVÉS DEL REGLAMENTO, lo que resulta insuficiente e imposible que mediante este recurso, se puedan superar sus deficiencias.

• Finalmente NUESTRA RECOMENDACIÓN, consistió en proponer que se conozca la Factibilidad de implementar el Proyecto de Ley de Partidos Políticos.

De la declaratoria de inconstitucionalidad que ha expresado mediante sentencia, la Suprema Corte de Justicia, con razón o no, lo que resulta irrebatible es que tal decisión pone en riesgo la materialización de algunas aspiraciones del sistema de partidos que sustentan el sistema democrático dominicano, hago referencia a aspectos tales como:

• Las necesidad de garantizar la Democracia Interna en los Partidos y Agrupaciones Políticas para la selección de Candidaturas de Elección Popular, en los tres niveles existentes;

• Así como la necesaria transparencia, que demanda la sociedad respecto del ejercicio democrático de los partidos Políticos.

Grandes contradicciones se presentan con la decisión de la Suprema Corte de Justicia, por ejemplo, al ponderar la decisión no tomaron en cuenta que la implementación ya estaba en proceso, o que la ley de presupuesto asignó a la Junta Central Electoral posee los recursos para materializar la misma, entre otras.

Resulta sintomático que las cúpulas partidarias, todas coinciden en apoyar la decisión de la Suprema Corte de Justicia respecto de la ley de Primarias, mientras las bases, dirigentes medios e intermedios expresan frustración, esta decisión constituye un retroceso, aspecto que fue obviado por los magistrados Jueces, al mediar en su intima convicción.

Además, nos preocupa que esta sentencia haya sido de dominio público durante las ultimas tres semanas, situación esta que ademas de extraño este aspecto merecía ser tomado en cuenta.

La naturaleza de los partidos esta definida en función de son entidades de derecho publico, no privado, por cuanto no constituye un injerencismo en la vida de los mismos la aplicación de tal ley, quienes así han juzgado desconocen, incluso, que su objetivo fundamental es la administración de aspectos de dominio público.

La sociedad civil ha señalado que lo más legítimo y democrático es que sea la militancia de los partidos políticos la que decida con su voto universal y secreto quienes serán los candidatos y candidatas que les representarán en las elecciones generales de puestos de elección popular, así como a los cargos de las direcciones partidarias, hay que superar la cultura de que las élites partidarias impongan sus candidatos al margen de la voluntad de las mayorías partidarias.

Debemos confesar que no compartimos la decisión de la Suprema Corte de Justicia de declarar inconstitucional la aplicación de la Ley de Primaria, el análisis de ese tema, que entendemos contaminado por la mano del oficialismo, merece otro escenario de discusión, por lo que debemos insistir en la necesidad de no obviar la necesidad de fortalecer nuestro sistema de partido, por cuanto propongo se coloque en la agenda nacional, con carácter de urgencia, la implementación de la ley de partidos políticos que promueve Participación Ciudadana, la cual recoge, a su vez, el tema de las elecciones primarias internas de los partidos políticos.