En esta ocasión queremos determina la correcta aplicación de la ley de que ha redefinido lo que hasta el año 2000 se denominaba “diferencial del Petróleo”, valor era asumido por el gobierno de forma unilateral, situación que fue superada con la ley 112-00 que convierte tal diferencial en un impuesto establecido para ese año, por ejemplo para la Gasolina en RD $18.00 pesos, ompara el Gasoil en RD $5.00, los cuales asi como los impuestos a los demas combustibles serian indexados trimestralmente en del Indice de Precios al Consumidor (IPC).

Esencialmente la finalidad del (IPC) es la de medir los cambios ocurridos a lo largo del tiempo en relación con el nivel general de los precios de bienes y servicios adquiridos, utilizados o pagados, que serian consumidos por una población predeterminada. El índice de precios al consumidor se utiliza para diversos fines, tal como el que nos ocupa, pero la credibilidad de tal valor es poca, por lo que debería alentarse al gobierno a determinar las finalidades prioritarias del IPC, asi como garantizar la credibilidad de su compilación y garantizar la profesionalidad e independencia de sus compiladores.

EL Banco central a oficializado que los indices promedios anuales del IPC, desde el año 1999 a tenido el siguiente comportamiento:

 

Tables

IPC DIFERENCIAL
1999 6.4 6.47% 7%
2000 7 7. 7.72% 1.25
2001 8.88% 1.16
2002 5.22% -3.66
2003 27.45% 22.23
2004 51.46% 24.01
2005 4.29% -47.17

 

La indexacion estaria dada en funcion de dividir el diferencial entre cien sumarle uno y el resultado mutiplicarlo por el ultimo precio de los combustibles, por cuanto por si analizamos los valores oficiales del IPC desde el año 2000 fecha de aplicación de la ley, lo que daria como resultado la aplicación de un impuesto en los siguientes rangos:

 

Tables

VALOR REAL INDEXADO
VALOR APLICADO

2000

RD $18.00

RD $18.00

2001

RD $18.21

2002

RD $17.54

2003

RD $21.44

2004

RD $26.59

RD $42.00

2005

RD $14.05

RD $39.00


 

 

Estamos ante la presencia de uno de dos fenómenos o el gobierno aplica un valor consolidado del IPC o el IPC que ha registrado el Banco Central en los primeros meses del año es una falsa, en todo caso el gobierno ha aumentado el impuesto de Ley de forma indiscriminada y abusiva, situación que delata la voracidad fiscal de quines inquilinamente nos administran.

Pero ademas, los precios asumidos por los combustibles no resisten un experticio, mucho menos una auditoria, resulta inexplicable que en todas partes del mundo un galon de Gasolina cueste 1.75 dolares, mientras aquí cuesta actualmente 3.20 dolares, mas a un, que bajo el mismo marco de la presente ley que regula los hidrocarburos, cotizandose el dólar casi al doble de los actuales 28×1 y encontrándose el barril de petroleo a los mismos precios que ahora, cómo pues, explica el gobierno que los combustibles esten tan caros, se burlan las autoridades de la inteligencia del pueblo dominicano

En consecuencia es claro y evidente que los gobiernos que han tenido la responsabilidad de administrar la aplicación de la Ley de Hidrocarburios a jugado a la interpretaron, por cuanto devemos avocarnos a la modificacion de esta ley, a los fines de sincerizar los marcos de referencia de las variables aquí envuetas

Por ejemplo en el periodo de transición del año 2000 la ley debio entrar en vigancia, pero el gobierno que finalizaba su gestion la ley, postergó tal decisión durante varios meses a los fines de dejar a las nuevas autoridades la aplicación, mientras en la transición del año 004, cual ironía de la vida y fruto del ejercicio politiquero, la transición paso de manos de los que estaban a los anteriores, congelando el gobierno de turno los precios de los combustibles pese al aumento de la tasa del dólar y los altos niveles de inflación alcanzados en ese periodo.

La respuesta del nuevo gobierno no ha sido aireada y ante la poca transparencia de la actal administración, particularmente ocultando al pais el manejo de la formula de indexacion del precio de los combustibles, al asumir las nuevas autoridades asumieron como una deuda pendiente de pago del pueblo dominicano el impusto no indexado, y abusivamente aumentaron éste medalaganariamente sin ningun tipo de reparo.

La conclusión a todo esto es que el pueblo dominicano ha sido malogrado en la administración de esta Ley, y tal situación debe ser superada, tarea en la que todos debemos estar comprometidos.

Debo recordar a los protagonistas de este sector, en el nivel gubernamental, que la Ley General de Libre Acceso a la Información Publica, obliga en este caso particular a que la Secretaria de Estado de Industria y Comercio, asi como a las demas autoridades gubernamentales del sector, poner a disposición del publico en general las informaciones hasta ahora secuestradas, so pena de ser instrumentados a la justicia y pasibles de condenas penales.

Sin embargo, extrañamente nadie dice ni hace nada, mientras el pueblo dominicano es victima de acciones que, como estas, se riñen con la Ley, pero pasan inadvertidas. Es hora de acometer acciones que den al traste con esta mal sana interpretación de la ley general que regula los hidrocarburos en la republica dominicana y que se trate al pueblo dominicano como ingnorante.

En nuestra condicion de legislador estamos exigiendo, via la comision de energia, la interpelacion de los funcionarios responsables de esta distorsion a la ley