Me comprometo a no ejercer, permitir ni silenciar la violencia contra las mujeres y las niñas…

El 26 de febrero del 2007 fue promulgada la Ley No. 46-07, la cual establece que el intervalo de tiempo comprendido entre el 25 de noviembre al 10 de diciembre de cada año, es el período en que se realizará una campaña nacional denominada “16 días de Activismo contra la Violencia hacia las Mujeres”.

 

No es accidental que esta actividad se inicie en la fecha declarada por las Naciones Unidas como Día Internacional de la Lucha contra la Violencia hacia la Mujer, esto es el 25 de noviembre, efeméride que procura reconocer la lucha de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal,  heroínas dominicanas.

 

Tampoco la conclusión de este período resulta fortuita, ya que el día 10 de diciembre es la fecha en que conmemoramos internacionalmente los Derechos Humanos;adicional y coincidencialmente dentro de ese lapso de tiempo se conmemoran dos importantes efemérides, estas son:

  • 1º de Diciembre: Día Mundial del VIH/Sida, enfermedad de la que es significativamente víctima la mujer, como consecuencia de la irresponsabilidad masculina; 

 

  • 6 de Diciembre: Aniversario de la Matanza de Montreal.

 

La Masacre de Montreal tuvo lugar en 1989, en las aulas de un recinto de estudios en Canadá, y en la misma fueron asesinadas catorce estudiantes, víctimas de la patética o enfermiza intolerancia machista, practicada por alguien que no comprendió el derecho de las mujeres que, igual que los varones, podían estudiar cualquier carrera o profesión.

 

Esta tragedia a la vez que afrentó a esa sociedad, le permitió demostrar su repudio, gestando manifestaciones espontáneas de recordación con la participación inclusive de hombres-varones que expresaban su oposición a la violencia contra la mujer, colocándose una cinta blanca en sus pechos.

 

Estos dieciséis días de activismo NO son para rememorar las desgracias, si no para contribuir a crear la suficiente conciencia que permita evitar su reedición y su apañamiento; también este período es para suscitar el conocimiento de que hombres y mujeres somos exactamente iguales y que por ende a ambos nos es inherentes las oportunidades y los derechos humanos.

 

Nace, pues, en 1991 en Montreal “la campaña del lazo blanco”, actividad que desde entonces y durante toda una semana desde el 6 de diciembre se realiza allí, colocando un lazo blanco en el pecho de todos los varones, quienes permanecen con este brochado en su pecho toda la semana.

 

Esta actividad se ha internacionalizado, y al extrapolarse hasta la República Dominicana, se desarrolla bajo el marco de la referida Ley 46-07.

 

Es claro que en el país esta campaña debe inspirarse en el heroísmo de las Hermanas Mirabal, dado el vínculo de la campaña con la característica que también identifica la conmemoración internacional del 25 de noviembre, fecha en que éstas fueron vilmente asesinadas durante la tiranía de Trujillo; es oportuno en este punto destacar que ese crimen desbordó el repudio de todo el pueblo dominicano y marcó el inicio del final de dicha dictadura.

 

Insistimos en que esta campaña debe fanatizar la sociedad dominicana, en particular a sus varones, respecto del simbolismo e importancia de este período de dieciséis  días, procurando destacar o airear las prácticas de violencia y haciendo visible la violación de los derechos humanos, pero especialmente, sumar a la campaña varones adeptos y comprometidos con la lucha de la no violencia contra la mujer.

 

Consecuentemente, asumamos ante toda la sociedad el manifiesto que identifica a los hombres comprometidos contra la Violencia de Género, del cual somos, y te invito a ser, compromisario.